¡Relax! Estamos cargando los mejores productos ;)

Autocultivo de Cannabis

Esta es la técnica con la que germiné mis semillas de marihuana los primeros dos años. No estoy diciendo que sea la mejor pero me gusta por su sencillez y lo fácil que es encontrar los materiales. Si bien ahora recomiendo usar el jiffy, creo firmemente que con esta técnica se pueden alcanzar tasas de germinación muy altas y con poco esfuerzo. Repasemos rápidamente algunas ventajas y algunas desventajas antes de entrar en materia:

Ventajas:

 

1) Es muy fácil: 

Esta técnica requiere poco trabajo.

 

2) La tasa de germinación es muy alta: 

Si lo haces bien y tienes la semilla de cannabis adecuada (ver: 5 factores que debes tener en cuenta para escoger tu primera semilla de marihuana) el riesgo de fallar es menor al 2%.

 

3) Materiales al alcance: 

Esta es quizás la principal ventaja. Los materiales para germinar semillas de cannabis con esta técnica los consigues en tu hogar. No tienes que salir, ¡Qué viva la pereza!

 

4) Las semillas están protegidas: 

Con esta técnica tus semillas de cannabis se exponen muy poco a los riesgos en el medioambiente. Menos riesgos = mayor tasa de germinación.

 

 

Desventajas:

 

1) El trasplante puede ser traumático: 

La desventaja principal de esta técnica es que a medida que la raíz aparece, esta se puede ir enredando en la servilleta. Esta condición junto con el hecho de tener que moverla o transplantarla con tus manos, puede representar un riesgo para tu preciada semilla de cannabis.

 

2) Debes estar pendiente del agua: 

En nuestro post introductorio sobre la germinación  (ver: ¿Qué debes saber antes de germinar tu primera semilla de Cannabis?) explicamos lo importante que es el agua en la germinación. Si dejas sin agua tus semillas por un día puede que al día siguiente ya no sobrevivan. Con esta técnica debes revisar todos los días que las servilletas estén húmedas y que tus semillas de marihuana tengan acceso a agua. Si vas a usar esta técnica te recomiendo que tengas buena memoria o que tengas un buen método para recordarte revisar tus semillas.

 

Ahora si comencemos con el paso a paso. 

Ya se me olvidó si lo he mencionado antes pero el éxito de esta técnica depende 100% en no dejar que las servilletas, y por ende tus semillas de cannabis, se sequen. ¿Te lo repito? Lo haría mil veces con tal de evitar que tengas la cara de frustración que tuve yo cuando se me murió un par por ese descuido.

 

Paso 1: 

Pon una de las servilletas (a mi me gusta usar scott cocina) encima de uno de los platos. Humedece con agua de la llave (si el agua de la llave es demasiado impura hazlo con agua hervida que has dejado enfriar) sin que la servilleta quede emparamada (demasiado húmeda). Debe ser lo suficiente para que esté toda mojada pero no tanto para que se riegue.

 

Paso 2: 

Si vas a germinar semillas de cannabis de distintas variedades al mismo tiempo, recuerda poner una etiqueta que te recuerde cuál semilla es cual. Es obvio lo sé, pero me ha pasado :). Deja el mayor espacio que puedas entre semilla y semilla y ponlas sobre la servilleta previamente mojada.

 

Paso 3: 

Humedece la segunda servilleta (puede ser un poco menos húmeda que la primera o puedes simplemente doblar la primera) y encierra tu semilla de cannabis. Pon el otro plato encima, cubriendo toda la servilleta y déjala de 3 a 10 días hasta que la semilla germine.

 

Paso 4: 

Una vez la semilla de cannabis haya germinado y veas el cuerpo de esta, agárrala por el cuerpo con delicadeza y pásala al sustrato o medio donde la vas a sembrar. Este proceso lo debes hacer con mucho cuidado ya que la plántula está en un momento frágil. Esta debe quedar medio centímetro sumergida y con la raíz apuntando hacia abajo. No te mates la cabeza si esto no sucede, la semilla detecta la gravedad y sabe hacia dónde orientarse.

 

¡Ya está! ¿Si ves lo fácil que es? Ahora ve a nuestra tienda, escoge tu semilla y empieza a germinar.

 

SI TE GUSTÓ ESTE BLOG, TE INVITO A QUE TE SUSCRIBAS A NUESTRO NEWSLETTER ACÁ ABAJO ↓↓↓ ;)

 

Sebastián Salazar

Sebastián Salazar

Me ecanta viajar. Amo la marihuana, los psicodélicos y la naturaleza en general. En una sociedad confundida, deprimida y ansiosa creo que la naturaleza tiene el poder de sanar, de enseñarnos y de recordarnos que todos somos uno y que la felicidad no está en lo que nos vende la publicidad si no en saborear los momentos que nos ofrece el presente.

Catacoa es mi forma de crear un espacio físico y virtual donde las personas puedan compartir sin tabús y dejando los prejuicios a un lado. 

¿Quieres escribir y ser parte de la comunidad Catacoa?

Tendrás acceso a descuentos especiales y podrás compartir tus experiencias y conocimiento.

¡Inscribete ya!