Cargando los mejores productos

Autocultivo de Cannabis

En todas las tiendas de insumos para autocultivo (growshops) vemos que casi todas las semillas de cannabis son semillas feminizadas. Las semillas de cannabis feminizadas se han vuelto el estándar de la industria y la verdad es que han mejorado considerablemente la experiencia de cultivo. Todos los bancos de semillas internacionales (europeos y gringos) se han adaptado a esta tendencia y ofrecen este tipo de semillas como las principales dentro de su catálogo. Hoy tengo ganas de escribir sobre este tipo de semillas y responder a las preguntas más comunes sobre éstas. Lo voy a hacer en forma de entrevista, donde yo pregunto y yo respondo. Lo siento, estoy solo en esto. Empecemos…

¿Qué es una semilla feminizada?

Una semilla de cannabis feminizada es aquella que tiene predisposición genética para convertirse en una planta hembra. La planta de cannabis es una planta dioica, por lo cual se puede desarrollar como una hembra o como un macho. Si bien las condiciones de cultivo pueden terminar por afectar el desarrollo de la planta, la genética determina en gran medida si va a ser hembra o si será macho.

Esta predisposición de las semillas de cannabis a ser hembra o macho está determinada por los cromosomas X y Y. En las semillas feminizadas se logra asegurar que tengan un par de cromosomas X y, por lo tanto, que la planta sea (casi que con total seguridad) una planta hembra.

¿Pero qué ventajas tiene una semilla feminizada sobre una semilla regular?

Los que cultivamos nuestro propio cannabis hemos descubierto varias ventajas al tener semillas feminizadas. Estas son quizás las más importantes:

1) Obtenemos lo que buscamos: 

son las plantas de cannabis hembra las que florecen y producen esos cogollos llenos de terpenos, THC y otros cannabinoides que tanto nos gustan. Al sembrar una semilla feminizada tenemos plena seguridad que tendremos esa planta de cannabis que queremos fumar y disfrutar.

2) Evitamos machos polinizadores: 

uno de los riesgos cuando tenemos un cultivo de más de una planta, es que nazca un macho y polinice a nuestras plantas de cannabis hembra. Esto haría que nuestras plantas detengan su proceso de producir la flor, para dedicarse a producir semillas. Ya no podremos decir que nuestra weed es “sinsemilla”.

3) Evitamos tener que sexar: 

aunque sigue siendo recomendable, al tener semillas de cannabis feminizadas podemos despreocuparnos un poco de la tarea de determinar el sexo de nuestras plantas. Casi que con total seguridad vamos a tener una planta hembra.

4) Son más estables: 

normalmente las semillas de cannabis feminizadas han pasado por un cuidadoso proceso para estabilizarlas y disminuir el riesgo de que salgan plantas hermafroditas. Esto ha hecho que las semillas feminizadas sean más estables y uniformes que las regulares. Cuando decimos que son más estables no referimos a que es más difícil que las condiciones de cultivo fomenten el desarrollo de una característica no deseada. Por otro lado que sean uniformes quiere decir que hay pocas diferencias entre una semilla que vende el banco y otra.

¿Dónde consigo semillas feminizadas?

En Catacoa hemos seleccionado las mejores semillas feminizadas, de los principales bancos de semillas de cannabis, para ofrecerlas a nuestra comunidad. Entra a nuestra sección de semillas feminizadas y escoge la que más se adapte a tus gustos. Envíame una foto tuya con tu mejor planta a [email protected] y te daré un bono de descuento para que sigas cultivando tus derechos.

¿Cómo se crean las semillas feminizadas? ¿Son genéticamente modificadas?

Muchos, al ver la magia detrás de las semillas de cannabis feminizadas, piensan que fueron genéticamente modificadas. Lo cierto es que para conseguir una semilla feminizada se lleva a cabo un proceso de selección artificial el cual imita un proceso que se da en la naturaleza. La selección artificial es muy común en la agricultura y es una forma válida de conseguir plantas con las características deseadas.

Para conseguir una semilla feminizada se aprovecha una cualidad de la planta de cannabis: su sentido de supervivencia. Cuando la planta hembra de cannabis está bajo mucho estrés y siente que está cerca de morir, su sentido de supervivencia es capaz de hacerla desarrollar órganos del sexo opuesto; esto se conoce como hermafroditismo. Al tener una planta hembra estresada (lo cual es raro en el reino de las plantas), ésta desarrolla órganos de macho y saca polen para auto-reproducirse. Yo sé, yo sé… esto suena bastante bizarro. Pero las plantas tienen una capacidad de adaptación que va más allá de nuestro sentido común. Existen dos formas de lograr que una planta hembra desarrolle órganos masculinos:

1. Aplicando tiosulfato de plata: 

aplicando tiosulfato de plata en las hojas de una planta hembra (pronto escribiré un paso a paso de este proceso, pero aún falta tela por cortar) logramos un estímulo químico que hace que ésta desarrolle órganos masculinos. Una vez se haya reversado el sexo, permitimos que la planta hembra con órganos masculinos polinice otra planta hembra. Como consecuencia tendremos semillas con cromosomas XX que tendrán predisposición genética a ser hembras. 

2. Estresando la planta: 

existen plantas que ya vienen con una predisposición genética al hermafroditismo y con solo estresarlas un poco empiezan a desarrollar los órganos del sexo opuesto. Esta técnica, si bien fue la que dio inicio a las semillas feminizadas, es la menos recomendada ya que es muy probable que la planta madre herede esa predisposición genética al hermafroditismo.

¿Por qué son tan costosas las semillas de cannabis feminizadas?

Si te pones a buscar semillas de cannabis feminizadas pronto te darás cuenta que son varias veces más costosas que las semillas regulares. Esto se debe a que las semillas feminizadas usualmente vienen de bancos de semillas internacionales y a la poca oferta que existe de estas semillas. Al ser una técnica relativamente nueva (lleva menos de quince años), son pocos los bancos de semillas que las producen. Esto hace que la oferta sea poca mientras que la demanda es alta, aumentando los costos de las semillas. Además, estas semillas pasan por varios intermediarios y son transportadas largas distancias elevando aún más sus precios.

¿Quién fue el inventor de las semillas de cannabis feminizadas?

Aunque hay varias teorías, todo parece indicar que fue el banco de semillas holandés Dutch Passion (1999) el primero en desarrollar semillas feminizadas con una probabilidad de tener una planta hembra del 95%.

¿Pueden las condiciones de cultivo afectar la probabilidad de que la planta salga macho o hembra?

La respuesta es sí. Las condiciones de cultivo tienen una fuerte incidencia sobre el sexo de la planta. Estos son algunos factores:

Una concentración alta de nitrógeno produce más plantas hembras.

Una concentración alta de potasio produce más plantas machos.

Una humedad alta promueve que la planta tenga sexo femenino.

Una temperatura baja promueve que la planta tenga sexo femenino.

La luz azul promueve que la planta tenga sexo femenino.

Menos horas de luz promueve que la planta sea hembra.

Espero que este artículo te haya ayudado a entender qué son las semillas feminizadas. Si hay un tema que te interese, escríbeme a [email protected]

Buenos humos,

SI TE GUSTÓ ESTE BLOG, TE INVITO A QUE TE SUSCRIBAS A NUESTRO NEWSLETTER ACÁ ABAJO ↓↓↓ ;)

 

Sebastián Salazar

Sebastián Salazar

Comenzó en la consultoría de negocios (McKinsey & Co) para luego asumir su primer reto en el mundo digital como co-fundador y gerente general de Easy Taxi. Ahora con Paqua (un proyecto que busca traer la agricultura a la ciudad) y Catacoa está emprendiendo en lo que verdaderamente lo apasiona. Le encanta viajar, conocer gente, monchar y hacer deporte. 

¿Quieres escribir y ser parte de la comunidad Catacoa?

Tendrás acceso a descuentos especiales y podrás compartir tus experiencias y conocimiento.

¡Inscribete ya!